Coto Bajo de Matallana” es una finca de tamaño medio-grande (321 ha) situada en el término municipal de Villalba de los Alcores. Es bastante conocida por albergar las ruinas de un monasterio medieval que se está reconstruyendo y en cuyas excavaciones se han hecho algunos descubrimientos interesantes.

Dos tercios de la superficie de la finca es terreno forestal o forestable, el resto, 108 ha, se dedican a la agricultura y la ganadería.

La fotografía adjunta muestra una perspectiva aérea de buena parte de la finca

La finca cuenta con un rebaño de ovejas, una exposición permanente de razas ovinas autóctonas, un vivero forestal, todo ello abierto al público en visitas programadas, así como una hospedería, un campo de juegos, un bonito jadín de plantas aromáticas y, como no, las interesantes ruinas del monasterio medieval. La siguiente foto aerea muestra estas dependencias.

Ver plano

La Diputación Provincial de Valladolid se ha propuesto convertir la finca Matallana en un punto de referencia para la agricultura y la ganadería sostenibles.

Para ello estableció hace cinco años un concierto con INEA (Instituto Nevares de Enpresarios Agrícolas) con el encargo de gestionar la transformación de la finca de agricultura convencional hacia técnicas consideradas como más sostenibles.

Los tres primeros años de convenio se llevaron a cabo técnicas denominadas “de conservación”, que están orientadas al mantenimiento y mejora de la estructura de suelo, y por tanto, de la fertilidad, disminuyendo el riesgo de erosión. Se trata del “mínimo laboreo” y de la “siembra directa”. Estas técnicas han demostrado ser especialmente ventajosas en los años secos.

Paralelamente a la adopción general de este tipo de tratamientos se llevaron a cabo una serie de ensayos que tuvieron tres años de duración cuyo objetivo era averiguar el efecto de control sobre las malas hierbas ejercido por algunos cultivos intercalares, en concreto, el sorgo, la esparceta y el pasto de Sudán. Los resultados fueron esperanzadores, ya que la cobertura de malas hierbas fue significativamente menor en los tres casos respecto de los testigos, con lo que esto significa de posible reducción o eliminación en la aplicación de herbicidas. Estos ensayos y sus resultados están detalladamente publicados en el librito de la Diputación de Valladolid- INEA denominado “El control de las malas hierbas en sistemas agrarios ecocompatibles. Utilización de cultivos herbicidas”. Esta publicación puede consultarse en el apartado "Materiales" de la página web de INEA

A partir de la campaña 2002-2003 se comienza el proceso de transformación de la finca a agricultura ecológica. El cambio a agricultura ecológica es más radical que el anterior en cuanto a la búsqueda de sostenibilñidad ambiental, ya que afecta no solo al suelo sino al conjunto del agrosistema. Consiste un conjunto de prácticas agrícolas rígidamente normatizadas, y sujetas al control de un organismo público, en nuestro caso el CAECYL, que vela para evitar el fraude.

Transformar una finca a agricultura ecológica no es asunto sencillo, ya que requiere un periodo de transición de tres años durante el cual las prácticas tienen que ser estrictamente ecológicas pero los productos aún no pueden ser comercializados como tales.

2003-2007 se dio comienzo a una serie de ensayos orientados a seleccionar las variedades y técnicas de cultivo idóneas para una rotación ecológica en secano.

Se ensayan tres variedades de cuatro cultivos, dos cereales (cebada y avena) y dos leguminosas (veza y yeros) y se las sometieron a dos técnicas de siembra, la “alta densidad” y las “líneas pareadas”, quedando un gran campo de ensayo con 108 parcelas de 6 por 30 metros.

En las campañas siguientes y hasta el momento actual (2007) se han ido introduciendo nuevos estudios asociados al campo de ensayos, tales como la medida de la actividad biológica del suelo y de las poblaciones microbianas implicadas en los procesos bioquímicos de los ciclos del carbono y el nitrógeno. Las memorias de los resultados se pueden consultar en esta misma web en el apartado Archivos/Investigación.

Además de los ensayos agrícolas mencionados y de ser la finca misma un ejemplo de la viabilidad de la agricultura ecológica de secano, desarrolla los siguientes aspectos:

  • Rebaño. La finca posee un rebaño ovino de más de 200 cabezas. Las últimas remodelaciones de los apriscos permiten una instructiva visita documentada. Este rebaño está en vías de convertirse en ecológico.
  • Quesería: Se pretende construir una quesería a escala con el fin de cerrar el ciclo productivo desde la agricultura a la ganadería y la industria de transformación agroalimentaria.
  • Colección de razas autóctonas de ovino. Abierta al público.
  • Vivero: El vivero forestal de la finca y el proceso mismo de reforestación de las dos terceras partes de la misma constituyen un ejemplo y un estímulo para regenerar con cubierta arbórea grandes extensiones de valdíos y de terrenos agrícolas con vocación forestal, tan necesario en nuestra provincia y nuestro país en general.
  • Ensayos de fauna cinegética. La Facultad de Veterinaria de la Universidad de León lleva a cabo desde hace varios años unos interesanísimos ensayos de tecnicas de cria de perdiz en semilibertad, con resultados reconocidos a nivel internacional.
  • Arqueología y reconstrucción: El antiguo monasterio que da nombre a la finca y sus dependencias aledañas han sido excavados y parcialmente reconstruidos.
  • Hospedería y campamentos juveniles: La finca se ha convertido en un punto habitual de destino de excursiones de grupos de todo tipo.

Por todo ello, merece la pena destacar que en el momento actual la finca está en vías de convertirse en un verdadero foco de conocimiento en el campo medioambiental que supera el ámbito provincial, y es ya un punto de referencia provincial en la divulgación de técnicas agrarias sostenibles y en el contacto amable con la naturaleza.

En la fotografía, campo de cebada en la parcela de la finca denominada "Casetón", de 12,6ha (mayo 2007) tras cuatro años sin añadir agroquímicos

(C) INEA 2004-2005