INEA

Escuela Universitaria Ingeniería Técnica Agrícola (www.inea.uva.es)

 

 

1. INTRODUCCIÓN

La preocupación por el bienestar animal ha aumentado considerablemente en los últimos años en los países occidentales y es muy probable que en un futuro el bienestar se convierta en un aspecto clave de la producción animal.  La preocupación por el bienestar animal es consecuencia de la creciente sensibilidad de los consumidores por el posible sufrimiento de los animales.La Unión Europea, consciente de dicha inquietud (especialmente en los países nórdicos) ha elaborado en los últimos años  varias Directivas comunitarias.  De esta forma actualmente, el transporte, el sacrificio de los animales de abasto, así como las condiciones mínimas de bienestar en los sistemas intensivos de producción de cerdos, vacuno de carne y gallinas ponedoras están reguladas.

Esta sensibilidad no es igual en todos los países, y en general parece estar más desarrollada en los países del norte de Europa que en los países mediterráneos.  En este sentido, podría pensarse que el bienestar animal no es una cuestión importante en nuestro país.  No obstante, parece ser que la preocupación por el bienestar animal es tanto más marcada cuanto más urbana es una sociedad; y por lo tanto, teniendo en cuenta que el porcentaje de la población activa española que trabaja en el sector primario es cada vez más pequeño, todo parece indicar que la opinión pública de nuestro país se parecerá cada vez más a la de los países del norte de Europa.

El objetivo de esta web es mostrar cual es el concepto de bienestar animal, describir los principales indicadores de bienestar, así como las consecuencias zootécnicas y sanitarias de la falta del mismo.    

 

2.CONCEPTO e INDICADORES DE BIENESTAR ANIMAL.

2.1. Concepto de bienestar animal.

El estudio del bienestar animal puede abordarse desde varias perspectivas. 

Por una parte, ciertos investigadores definen bienestar como ausencia de sufrimiento en el animal. El principal problema de este concepto es que, como puede presuponerse, resulta muy difícil cuantificar el sufrimiento de los animales. 

Otros investigadores tienen un perspectiva muy diferente y lo definen como la medida de la adaptación de los animales a su ambiente, de tal forma que valorando ciertos comportamientos del animal se puede llegar a cuantificar el bienestar de una forma más objetiva.

 

2.2. Indicadores del bienestar animal.

Teóricamente, un animal puede encontrarse en tres situaciones diferentes en relación a su grado de adaptación al ambiente.  

 

A

 

Si el ambiente es totalmente inadecuado, la adaptación será imposible y el animal morirá o bien sufrirá lesiones o enfermedades. En este caso existen tres índices que señalan la falta de bienestar:  

Mortalidad.

Incidencia de lesiones causadas por el ambiente, por ejemplo, por un suelo inadecuado o por peleas con otros animales.

Incidencia de enfermedades causadas por el ambiente.

Es importante tener en cuenta que no todas las enfermedades son útiles como indicadores de una mala adaptación del animal a su ambiente; por el contrario, sólo las denominadas enfermedades multifactoriales tienen interés en este sentido.  La neumonía enzoótica, la pleuroneumonía, la rinitis atrófica, las úlceras gástricas y la diarrea post-destete son algunas de dichas enfermedades multifactoriales cuya incidencia constituye un indicador de falta de bienestar en el caso de los cerdos.

 

B

Es posible que el animal consiga adaptarse al ambiente pero que dicha adaptación suponga un coste para el animal.  Dicho coste puede ser el resultado o bien de una respuesta de estrés particularmente intensa o bien de determinados cambios de comportamiento inducidos por el ambiente.  Siempre que un animal se enfrenta a una situación difícil pone en marcha la denominada respuesta de estrés.  Aunque dicha respuesta es en principio útil para el animal, una situación estresante excesivamente intensa o prolongada puede tener efectos negativos, tales como una disminución del crecimiento, una inhibición de la función reproductiva y una depresión del sistema inmunitario.

Las estereotipias y las conductas redirigidas son algunos de los cambios de comportamiento inducidos por un ambiente inadecuado.   

Ÿ Las estereotipias se definen como conductas repetitivas, invariables y sin función aparente,  y aparecen en ambientes aversivos para el animal y tienen frecuentemente efectos adversos sobre su salud y productividad; por lo tanto, son indicadores importantes de falta de bienestar. 

Ÿ Las conductas redirigidas son conductas propias de la especie pero dirigidas hacia un estímulo distinto del habitual; la caudofagia constituye un ejemplo bien conocido de conducta redirigida del cerdo.  Las conductas redirigidas son también indicadores útiles del grado de adaptación al ambiente, especialmente en aquellos casos en que la conducta redirigida causa lesiones a otros animales.   

C

Un animal puede encontrarse en un ambiente lo suficientemente satisfactorio como para que su adaptación a él no le suponga un coste; en este caso, el bienestar del animal es adecuado

 

3. IMPLICACIONES ZOOTÉNICAS  y SANITARIAS.

Para poder conocer las implicaciones zootécnicas y sanitarias de la falta de bienestar es necesario previamente conocer los sistemas de manejo que causa esta falta de bienestar y el mecanismo fisiopatológico que conduce a una disminución de los rendimientos productivos o a la aparición de enfermedades.

Actualmente la industrialización del proceso somete a las explotaciones animales a una gran presión tanto productiva como económica, rompiendo la estructura social de los animales cuando estos viven en condiciones de semilibertad. Diversos ejemplos de estos cambios son:

Ÿ Confinamiento dentro de las naves, o jaulas que pueden presentar defectos de diseño, empobrecimiento del medioambiente y/o problemas climáticos.

Ÿ Reducción de la superficie disponible por animal que provoca un acortamiento de la distancia de fuga, con lo cual se tienden a incrementar las agresiones entre los animales.

Ÿ Empleo de estímulos no reales, como el salto del macho sobre maniquíes artificiales para obtener semen.

Ÿ Separación madre e hijo en los destetes ultra precoces.

Ÿ Cambios en el tipo y forma de la alimentación.

Ÿ Presencia constante del hombre que en algunas ocasiones puede ser un factor de irritación por malos tratos que inflinge al animal.

 

El estrés es una respuesta del animal a situaciones que le provocan ansiedad o miedo, y que determinan complejas perturbaciones fisiológicas y metabólicas y que además, provocan cambios en los comportamientos. Su respuesta se traduce en problemas patológicos y rendimientos zootécnicos subóptimos.

El estrés crónico afecta a la regulación fisiológica del organismo, aumentando principalmente la secreción de corticoesteroides. Cuando la secreción de cortisol es excesiva durante un largo periodo de tiempo, éste ejerce efectos negativos sobre los sistemas digestivo, inmunitario y reproductivo y sobre el metabolismo. Estos efectos son los siguientes:

   

SISTEMA DIGESTIVO SISTEMA REPRODUCTOR

Desarrollo de úlceras gástricas

Aumento del catabolismo proteico.

Aumento del catabolismo lipídico  

Reducción de la tasa de ovulación

Atenuación del comportamiento sexual

Disminución de la implantación de embriones

Bajada de la puesta en las aves  

   
SISTEMA INMUNITARIO
Efectos directos Efectos indirectos

Disminución de los niveles de inmunoglobulinas, linfocitos e interleukina.

Reducción de monocitos

Reducción del tamaño del timo  

Alteración de la mucosa digestiva

Modificaciones en el consumo de alimento

De sincronización de los ritmos hormonales

Falta de sueño

Modificación de los niveles de prolactina, hormona del crecimiento y endorfinas.  

En general, un aumento en el grado de bienestar conlleva un aumento en la productividad y la eliminación de los problemas sanitarios.  La relación entre bienestar y productividad no es lineal, es decir,  cuando la situación inicial es muy mala, un aumento relativamente pequeño en el bienestar del animal supone un aumento considerable en la productividad. Pero, conforme la situación mejora, un aumento similar en el bienestar del animal supone un aumento muy pequeño en su productividad.

Por otra parte,  también es necesario considerar el coste económico que conlleva aumentar el bienestar de los animales.  La magnitud de este coste es muy variable y depende entre otras cosas del cambio que quiera realizarse, de la situación particular de cada país y del punto de partida con relación al bienestar de los animales; en general, conforme mejor es la situación de partida, más caro resulta mejorarla.  El resultado de todas estas consideraciones es que la relación entre bienestar y rendimiento económico es variable, aunque en general tiene una forma de "U invertida"; es decir, un aumento del bienestar supone en principio un aumento del rendimiento económico, mientras que más allá de un determinado nivel de bienestar, el rendimiento económico disminuye.

 

4. OTROS ASPECTOS LIGADOS AL BIENESTAR ANIMAL.

4.1. Descripción de la situación.

El transporte de los animales desde las explotaciones hasta los mataderos, es otro de los factores más importantes que son asumidos en el bienestar animal y que además, tienen unas importantes pérdidas económicas.  

El transporte por si produce un importante estrés en el animal, particularmente intenso porque en el proceso de transporte concurren varios factores estresantes a la vez:

Ÿ Cambios de temperatura y humedad.

Ÿ Ejercicio físico durante la carga y descarga.

Ÿ Privación de comida y agua.

Ÿ Mezcla de animales.

Ÿ Ambiente nuevo.

Ÿ Manejo más o menos brusco por parte de las personas encargadas del transporte.

Las pérdidas económicas durante el transporte pueden ser debidas a la muerte de los animales (en la mayoría de los casos debidas al denominado síndrome de muerte súbita o hipertermia maligna), a la disminución del rendimiento y calidad de la canal, y a la disminución de la calidad de la carne a consecuencia de la aparición de carnes PSE o DFD.  

También el BIENESTAR EN EL SACRIFICIO ha sido unos de los aspectos más controvertidos en los últimos años en Europa. La legislación europea  (Directiva 93/119/CE) exige que el sacrificio por desangrado de los animales de abasto se realice previo aturdimiento, que tiene como objetivo causar de forma inmediata un estado de insensibilidad en el animal que debe prolongarse hasta la muerte.

 

4.2. Recomendaciones en el transporte.

Las recomendaciones propuestas para reducir la incidencia de muertes durante el transporte son las siguientes:

AJUSTE DE LA DENSIDAD DE ANIMALES DURANTE EL TRANSPORTE

CONTROL DE LA TEMPERATURA Y VENTILACIÓN

RAMPAS DE CARGA-DESCARGA que no deberían tener una inclinación superior al 15%. 

ALIMENTACIÓN Y AGUA ANTES Y DURANTE EL TRANSPORTE. Se acepta generalmente que los animales no deben ser alimentados antes del transporte (12 horas de ayuno son suficientes), Por otra parte, los animales deberían tener acceso al agua hasta inmediatamente antes del transporte.  Finalmente, cabe señalar que de acuerdo con la legislación comunitaria no deben nunca transcurrir más de 24 horas sin que los animales sean alimentados y abrevados (a no ser que la prolongación de este período por un máximo de 2 horas convenga a los animales).

SISTEMA DE CONDUCCIÓN. Una conducción cuidadosa, que evite cambios súbitos de velocidad y virajes bruscos tiene una considerable influencia positiva tanto desde el punto de vista de reducir las pérdidas económicas como a la hora de aumentar el bienestar de los animales.

 

 

5. NORMATIVA LEGAL.

El conocimiento más profundo de estos conceptos de bienestar y sufrimiento de los animales, así como la exiegencia de  responsabilidad ética en el personal que cuide a los animales han originado una inquietud en los legisladores que es el origen de su actual actividad legisladora para proteger a los animales.  

En Europa un importante papel lo ha jugado el Consejo de Europa elaborando una serie de directrices sobre la protección de los animales. España ha ratificado el Convenio Europeo el 25 de octubre de 1990.

La primera legislación publicada en España dentro del contexto europeo fue el Real Decreto 223/1988 sobre la protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos.

Tras el documento elaborado en Estrasburgo por el Consejo de Europa en 1987 sobre la Protección de los animales de compañía, se inicia la publicación en España de toda la normativa a este respecto, asumiendo las Comunidades Autónomas la capacidad legisladora, así la primera en ser publicada es la ley del 3/1988 de C. A. de Cataluña, le siguen la de Canarias (1991), Valencia (1994), Navarra (1994) o el País Vasco, haciéndose extensiva esta normativa no sólo a los animales de compañía, sino también a los domésticos y salvajes.

Con relación a la normativa implicada en la Protección de los animales de renta, su transporte y sacrificio ha sido posterior.

La primera de las Directivas fue la que regulaba las normas que debían cumplir las explotaciones de gallinas en batería. Directiva 86/113 y 99/74. En la Directiva de la protección de las gallinas en batería se establecen las características que han de tener las jaulas, desde la superficie por gallina, dimensiones del comedero y el bebedero, así como la inclinación y características del suelo, afectando también a las características de las instalaciones y manejo.

Las siguientes fueron las que establecían la protección de los animales durante el transporte que es la 91/628, la que establece las normas mínimas para la protección de terneros (91/629) y la de los cerdos (91/630).

De todas estas Directivas es la que afecta al transporte de los animales la que actualmente ofrece mayor controversia, en especial al efectuado por vía terrestre, ya que la disminución del tiempo máximo invertido en el transporte por carretera conlleva aspectos de especial relevancia económica difícilmente asumibles por los sectores productivos de algunos países miembros.


Autor: Pedro A. Redondo Cardeña. Área de Zootecnia y Producción Animal. INEA. 2003.